030.- Introducción a los Estados Autoritarios del siglo XX

 

¿Qué significa y en qué se diferencian los regímenes democráticos, los autoritarios y los totalitarios?

 

  • Un régimen democrático. Es aquel en que los ciudadanos eligen a su gobierno y a sus representantes libremente y se renuevan de forma periódica a través de elecciones. Los poderes del estado (gobernar, legislar y juzgar) están repartidos entre distintas instituciones que impiden su concentración en una persona u organismo. Todos los ciudadanos tienen libertades y derechos plenos reconocidos en una ley máxima conocida como constitución. Predomina la voluntad de la mayoría, pero también se respetan a las minorías políticas, étnicas o religiosas.

 

  • Un régimen autoritario. Autoritarismo es un régimen político que siempre ha existido. Puede haber accedido al poder de forma consensuada o no, pero lo esencial es que abusa de la autoridad o se impone sin un consenso por parte del pueblo. Puede estar al mando un tirano, un monarca absoluto, gobiernos dictatoriales militares, una élite local o de un poder económico extranjero que pretenden perpertuarse en el poder. Se recortan las libertades y derechos de los ciudadanos, aunque hay un pequeño margen de oposición o disentimiento. El autoritarismo no tiene una ideología que lo defina tan desarrollada como el totalitarismo, sino que persigue los intereses del líder o de la minoría que esté al mando.

 

  • un régimen totalitario es un régimen autoritario especial surgidos en el siglo XX en dónde no sólo se acaban con todas las libertades y derechos de los ciudadanos sino que el Estado es controlado por un único partido político que dirige todo -la economía, la vida social, la cultura...- y que tiene un líder supremo que controla todo tanto el Estado, a las personas y como al único partido. No hay ningún margen a la oposición o la discrepancia, ni siquiera de matiz. Disentir o fallar al régimen es motivo de represión y desaparición física.

 

Estas definiciones establecen claras diferencias conceptuales entre formas de gobierno democráticas y totalitarias, pero presenta limites más borrosos con las autoritarias. 

 

 

 

Totalitarismos

 

El término totalitarismo fue acuñado en los años veinte del siglo XX en Italia para señalar las características del estado fascista en tanto que opuesto al estado liberal.

 

El uso de la palabra totalitarismo se generaliza después de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, la tesis de que los estados nacional-socialista así como el comunistas soviético “son hermanos gemelos”, comenzó a ser aceptada a partir de 1951 cuando, la filósofa norteamericana y originalmente judío/alemana, Hannah Arendt hizo esta equiparación -no exenta de polémica en su momento- entre regímenes (ArendtLos orígenes del totalitarismo, 1951).

 

En una primera aproximación podemos definir el gobierno totalitario como una forma de gobierno personalizada en un líder "mesiánico" al que se rinde culto y en una élite (partido) que trata de dominar a la sociedad y a las instituciones del Estado. Su fin es crear un "hombre nuevo” y una “sociedad perfecta”. Para lograr semejante utopía se debe contar con la obediencia total de todos los miembros de la sociedad y para eso se utiliza la propaganda, la privación de toda libertad y la represión como política de Estado.

 

 

CARACTERÍSTICAS COMUNES DE LOS REGÍMENES TOTALITARIOS.

 

 

En Democracia y Totalitarismo, publicado en castellano en 1965, el filósofo y politólogo francés, Raymond Aron recoge sistemáticamente las características que definen al totalitarismo:

 

1) Existencia de un Partido único de masas, cuyos intereses quedan identificados con los de la nación o el Estado, siendo su poder omnímodo. Este partido forma parte integral y dominante del aparato del Estado y responde a una ideología definida y codificada. El régimen de partido único se opone al liberalismo y a la democracia tal y como se entiende en un régimen democrático:

 

  • Son regímenes antiliberales porque para ellos la pluralidad de los partidos políticos de los sistemas liberales son instrumentos de división social y la nación necesita un Estado fuerte y unido, por ello se considera que deben ser ilegalizados y perseguidos. El Partido oficial -llámese Partido Comunista de la Unión Soviética (P.C.U.S.), Partido Comunista Chino (PCCh), Partido Nacional Socialista Alemán (N.S.P.A.D.), Partido Nacional Fascista (P.N.F.), Falange Española Tradicionalista y de las JONS (FET de las JONS)...- será la única organización política permitida porque es el garante de la buena dirección del Estado. El partido ejerce el poder ejecutivo y se apropia de las funciones del legislativo y del judicial. Todas las decisiones son tomadas por el órgano estatal, aunque se disfracen bajo una cierta apariencia democrática como falsos parlamentos donde no hay posibilidad de elección o debate. 

  

El partido es la única forma de ascensión social, por lo que para prosperar en el estado o en cualquier ámbito debes pertenecer a él. El poder real se concentra en un reducido núcleo de personas del partido (una élite) y es liderado por el jefe del Estado (un único jefe). Toda la administración del estado está en manos de una burocracia del partido, que actúa como una máquina obediente con un gran Jefe a la cabeza. 

 

 

  • Son regímenes antidemocráticos. La democracia y el sufragio universal se consideran métodos artificiales e inútiles que intentan igualar la natural desigualdad entre los hombres. La igualdad hay que imponerla desde el Estado.

 

A veces, los Estados Totalitarios tienen  la tentación de utilizar el término "democrático", como lo hace la República Democrática Alemana en la nominación de su régimen (porque la propiedad pertenece al pueblo) o como lo hace Franco al autodefinirse como "democracia orgánica" (porque dice que hay un parlamento elegido por corporaciones).

 

En estos regímenes hay consultas al pueblo o referéndums ante cuestiones en las que el líder quiere recibir el apoyo explícito de su pueblo o dar una apariencia hacia el exterior de vida democrática. Sin embargo, estas votaciones no son democráticas porque sólo están orientadas al sí, siendo imposible hacer una campaña en contra.

 

 

2) Caudillo carismático. El poder está personificado en un líder (Fuhrer, Duce, Caudillo, Gran Timonel, Padre de  la Patria...) que ejerce su autoridad de modo monopolístico y sin autonomía apreciable para mandos intermedios.

 

Tal vez su apariencia externa nos engaña porque puede resultarnos caricaturesco su aspecto físico o porque su escenografía o gesticulación parezca ridícula, pero esto se soslaya enseguida con sus discursos y con su habilidad política para sobresalir y sobrevivir.

 

- El caudillo controla el partido con mano férrea y elimina toda oposición interna dentro del partido (purgas o eliminaciones físicas), incluso puede hacer eliminaciones preventivas de aquellos que en el futuro pudieran hacerle sombra. El líder nunca cede el poder todopoderoso y, por tanto, es la muerte/revolución lo que origina el fin de su gobierno o el relevo por otro líder.

 

- El líder ve reforzada su popularidad entre las masas por aplastantes campañas propagandistas de culto a su personalidad (culto idolátrico). En ellas, su figura reúne atributos siempre positivos, idealizados y benéficos, lo que le convierte en un ser sobrenatural que personifica los valores supremos de la nación. Su imagen está siempre presente en espacios públicos y privados.

 

- El Caudillo dirige también el gobierno de forma arbitraria e indiscutible, por lo que no es responsable de sus acciones ni ante ningún parlamento o conjunto de representantes elegidos por el pueblo, ni ante una ley máxima o Constitución, ni ante la justicia, ni siquiera ante su partido. La constitución y las leyes pueden segiur existiendo, pero nadie sabe cuáles son a ciencia cierta, ni se toman en cuenta, porque como se decía "en la URSS se hacía lo que Stalin había pensado la noche anterior". En tanto en la Alemania hitleriana sucedía algo semejante, existía el derecho “prerrogativo” por el cual la voluntad del Fürher estaba por encima de la ley común y cualquier decisión de Hitler eliminaba la norma jurídica que la contradecía.

 

3) Ideología oficial.

 

Una ideología política subyace siempre tras un estado totalitario. La ideología es un conjunto de ideales éticos, de organización política y de planteamientos económico que explicarían cómo la sociedad debería funcionar. 

 

- La ideología sirve inicialmente para alcanzar el poder. Cada líder la escribe (Hitler y su Mein Kampf, Mussolini y su Espíritu de la Revolución Fascista) o se basa en las ideas de otros, las interpreta para llevarlas a la práctica (Marx y el totalitarismo comunista o El Fuero de los Españoles de Franco). Con la ideología fanatiza o convence de sus ideas a un pueblo que vive un momento de crisis social (guerra, malestar de posguerra, paro, pobreza...), que está preparado para la crispación o conflicto y que le dispone al cambio. Alimenta la idea de que un futuro mejor y perfecto es posible bajo su diretriz e identifica a los enemigos del mismo.

 

- Cuando se desata la revolución o la oportunidad del cambio político, la ideología se aplica pragmáticamente y puede cambiar.

 

- Pero lo que es una evidencia es que cuando el partido totalitario llega al poder, la ideología inicial ya no tiene que coincidir necesariamente con la verdad oficial. La ideología es sustituida por el discurso político oficial, la "única verdad", en la que el Estado y el líder interpreta o juega con la realidad y la doctrina a su gusto o necesidad. Se justifica que la ideología pueda ser cambiante como una necesidad temporal para que el Estado sobreviva. Hasta se puede llegar a pactar con el enemigo ideológico con el que se mantenía una postura irreconciliable (Pacto entre Hitler y Stalin, 1939).

 

- La ideología en los Estados Totalitarios se impone a la masa, adoctrinándola a través de la propaganda, la escuela, el trabajo o los medios de comunicación.

 

Los estados totalitarios tienen elementos comunes, como estamos viendo, pero también puntos ideológicos o políticos aparentemente opuestos en sus orígenes ideológicos y praxis como Estados constituidos. (Ver ampliación en capítulo más abajo)

 

4) El Estado controla la economía en mayor o menor grado. Hay una voluntad de control y centralización de la vida económica mediante políticas ultranacionalistas y autárquicas como vehículo para el reforzamiento militar del Estado.

 

El totalitarismo apuesta por el dominio de los procesos productivos. Si el régimen capitalista o de liberalismo económico, al que puede sustituir, se caracteriza por cierta libertad en la producción, el nuevo régimen totalitario pone el acento en que el Estado es quien debe decidir qué se ha de producir y de qué manera.

 

- El intervencionismo estatal puede llegar a asumir la propiedad de las empresas productivas de forma total (URSS) o parcialmente en un sistema de economía mixta (España franquista con el INI). 

 

- El Estado Totalitario desea ser autosuficiente (autarquía) y eliminar la dependencia exterior, lo que no siempre es posible porque no se dispone de todos los recursos. Para conseguirlo, el Estado establece planes como los Planes Quinquenales de la URSS o los Planes de Desarrollo del Franquismo. La planificación del Estado: propone plazos temporales para aumentar la producción; también da prioridad a los sectores o productos económicos que necesita (industria pesada, industria armamentística, agricultura, energía...); y supervisa o controla la consecución de los objetivos propuestos. Como uno de sus fines y objetivos siempre será la defensa del régimen contra sus enemigos exteriores o el expansionismo, siempre se potenciará la industria de guerra.

 

- Al centrar los esfuerzos económicos de la producción en ciertos sectores de gran coste (industria aeroespacial, armamentística, pesada...), se suelen producir desajustes graves en la producción de bienes de uso y consumo para el  particular que el Estado no considera prioritarios. El resultado es el desabastecimiento de ciertos bienes de primera necesidad como alimentos, medicamentos, combustibles..., sobre los que el Estado termina estableciendo un racionamiento.

 

- Si no se dispone de unos recursos esenciales, los Estados Totalitarios pueden tener la tentación de poner en marcha políticas de expansión territorial agresivas para conseguir su "espacio vital". Para Hitler, el espacio vital o Lebensraum se convirtió en un principio ideológico del nazismo que establecía que Alemania requería para su supervivencia alimentaria de un Lebensraum necesario a costa de Centroeuropa y Europa del Este y para tener acceso al petróleo de Ucrania y parte de Rusia. Iguales necesidades argumentó el Imperio de Japón para su expansión por Asia y el Pacífico. Cuando un Estado Totalitario no dispone de capacidad militar suficiente para embarcarse en ambiciosas empresas exteriores de conquista, puede actuar apoyando movimientos políticos afines que cuando consiguen el poder en sus países le abren las puertas a sus recursos (v.g., actuación de la Cuba de Fidel Castro en Angola y Venezuela).

 

- Los estados totalitarios son propicios a ambiciosos programas de construcción de obras públicas y monumentalización. Algunas de estas obras son colosales, es decir, su coste sobrepasan el rendimiento funcional o económico que se piensan obtener de ellas (aeropuertos gigantes, autopistas de varios carriles, grandes túneles y puentes). Estas megaconstrucciones sirven fundamentalmente para acabar coyunturalmente con ciertos problemas (paro o empleo de prisioneros) y para utilizarlas como medio propaganda del régimen que busca en el monumento un reconocimiento de su gloria (Valle de los Caídos) o crear espacios gigantes para sus grandes espectáculos de masas, donde el individuo se sienta insignificante y el espacio creado sólo tenga sentido encuadrado en la masa (edificios y plazas nazis o soviéticas).

 

 

5) El Estado totalitario posee el monopolio de los medios de convivencia social (organizaciones sociales o medios de socialización como la escuelay de los medios de comunicación en general (encargados de censurar la información y las publicaciones, así como de transmitir la verdad oficial, la propaganda). 

 

- El Totalitarismo concibe la sociedad como si de una organización militar se tratase. Hay que formar un organismo estatal en el que cada individuo debe saber que lugar ocupa y qué función cumple. Una organización donde cada uno es un engranaje de un mecanismo o todo. De ahí que se insista en que todo intento de asociacionismo civil debe ser supervisado por el partidoLas organizaciones juveniles son un buen ejemplo de ello. Todos los estados autoritarios desplazaron a la sociedad civil de las actividades de los jóvenes y pusieron especial énfasis en crear potentes organizaciones desde donde controlar el entusiasmo juvenil y adoctrinarlos. Ejemplo especial fue la Hitler Jugend (ver vídeo abajo), fundada en 1926, que creó una "máquina" de control mental y de carácter militarista, hecho que se mostraba en sus uniformes y en sus desfiles. Tras la toma del poder del nacional-socialismo, llegó a tener un gran éxito y fue integrando por ley a otras organizaciones juveniles del resto de partidos políticos y organizaciones católicas o de boyscouts, de modo que llegó a ser la única fuerza que se ocupaba de los jóvenes en materia sanitaria, social y de tiempo libre en Alemania a partir de 1938. En la Italia fascista se constituyó la organización juvenil Balilla. En la URSS aparece en 1918 el primer movimiento de jóvenes de carácter estatal, se trata del «Komsomol», la asociación que reunía a la juventud soviética hasta los veintiocho años y banderín de enganche para ingresar en el Partido Comunista. La uniformización, la disciplina o los desfiles, eran elementos comunes a todos estos movimientos juveniles de los Estados Totalitarios. A través de ellos, el individuo perdía su individualidad y se hacía un ser anónimo y una pequeña parte de en conjunto. En estas asociaciones además se adoctrinaba cómo debía ser el alemán/soviético perfecto y se ensayaban juegos de guerra, puesto que debían ser en el futuro especialmente buenos soldados que defendieran el régimen.

 

Lo mismo que con la juventud sucede con el encuadramiento oficial de otros asociacionismos de grupos sociales (mujeres, obreros, profesionales, estudiantes universitarios...) que terminan integrándose en el organismo único del Estado.

 

- La escuela era, sin embargo, el principal medio de adoctrinamiento político. Los docentes fueron transformados en funcionarios transmisores de consignas políticas. Los libros escolares sirvieron para inculcar una idea mitificada del régimen y su líder. En el régimen nazi además se exaltaban la raza “aria”, y clasificaban a los judíos y a otros pueblos considerados inferiores como “razas bastardas”, parásitas, incapaces de crear una cultura o civilización.

 

- Para atraerse a las masas, los regímenes totalitarios pusieron gran empeño en controlar los medios de comunicación y de propaganda (la prensa, la radio, el cine, la literatura, pero también a través de carteles, escenografía en grandes actos y fiestas públicas multitudinarias). Una vez en el poder abolieron la libertad de opinión, persiguieron a los periodistas independientes y utilizaron masivamente la propaganda para inculcar valores como patria, jefe, raza, etc.  Se estableció un sistema de consignas “la verdad oficial” en las que se exageraban los logros y se ocultaban los fallos del régimen. Maestro sin igual en esas prácticas fue Joseph Goebbels, el padre de la propaganda Nazi y Ministro de Educación Popular y Propaganda desde 1933. Simultáneamente, se pretendió ofrecer una imagen atractiva del régimen, tanto en exterior como en el interior, mediante el empleo de una parafernalia grandilocuente: exhibición de vistosos uniformes, saludos marciales, despliegue de banderas y estandartes, brillantes desfiles militares presididos por los jerarcas, discursos, etc. Se intentaba de ese modo impresionar a las masas y colmarlas de orgullo patriótico.

 

 

 

6) Eliminación del disidente y del enemigo del Estado.

 

En el seno de un Estado totalitario no tiene cabida las discrepancias o la libertad de acción porque pueden ser un peligro o un impedimento para alcanzar la sociedad perfecta. Por tanto, cualquier falta cometida por los individuos es considerada como una amenaza para el Estado y éste la sancionará. Todas las faltas cometidas sean a nivel político, profesional o económico, son consideradas de índole ideológicas y el Estado se arroga el poder de eliminar, "reeducar" en campos de concentración/gulags o de aterrorizar al infractor en un grado de represión total. La violencia sobre el disidente/delincuente/distinto se "santifica" porque es un medio para que  el resto de la sociedad pueda seguir tranquila y segura. El Estado se arroga el derecho de erradicarlo mediante el empleo de la violencia o represión a través de las fuerzas armadas y de la policía política.

 

Todo estado Totalitario tiene un servicio de policial y de inteligencia punitivo y disuasorio o policía política: en la URSS la Comisión Extraordinaria para Combatir la Contrarrevolución y el Sabotaje (“Checa”), institución que se denominará sucesivamente  NKVD y KGB; en Alemania, Gestapo y SS; en España, Brigada Político Social (BPS); en Italia, la Organizzazione per la Vigilanza e la Repressione dell'Antifascismo (OVRA); en Rumanía, Securitate; en la RDA, la Stassi...

 

7) En lo social, además, se restringen las libertades y derechos del ciudadano

 

La defensa del Estado se pone por encima sobre los derechos individuales. La persona existía en tanto existía el Estado y quedaba subordinada a las necesidades de éste. Por tanto, se invierten los fundamentos del Estado liberal cuyo poder emanaba de los individuos: 

● No hay libertad de expresión o de asociación, y puede que de religón, ni a veces derecho a la propiedad privada.

● Tampoco hay libertad de reunión (no se pueden celebrar reuniones sin la aprobación del gobierno).

● No hay libertad de movimiento. A menudo, las personas necesitan documentos o incluso pasaportes internos para moverse dentro del país. No se puede viajar libremente al extranjero. El caso más extremo son los muros, los puestos fronterizos de paso y las concertinas que delimitan intimidantemente las fronteras tanto para el exterior como para el interior.

 

 

 

No todos los estados totalitarios cumplen plenamente estas características y algunos pueden ser más o menos opresivos que otros. Sin embargo, todos ejercerán un control estricto sobre la libertad del pueblo y utilizarán una variedad de métodos para aferrarse al poder.

 

DIFERENCIAS IDEOLÓGICAS Y DE PRAXIS DE LOS TOTALITARISMOS.

 

Pero evidentemente también existen diferencia entre regímenes totalitarios de derecha (la Italia de Mussolini, la Alemania de Hitler o la España de Franco, por citar los ejemplos a estudiar) y los de izquierda (la URSS de Stalin, la China de Mao o la Cuba de Fidel Castro, por poner otros tres ejemplos).

 

A) Entre los primeros, los de derecha, hay otros elementos comunes como son su anticomunismo, su conservadurismo y su nacionalismo unitario. 

 

El fascismo en Italia y el nazismo en Alemania surgieron en circunstancias muy similares. En Alemania hubo desesperación asociada con la derrota en la Primera Guerra Mundial; en Italia, la percepción de una 'victoria mutilada' que no había valido el costo de esa guerra. Aunque empezaron con programas socialistas -discursos anticapitalistas y medidas de reformas sociales- destinados a atraer a las clases bajas (trabajadores, pequeños agricultores y artesanos cualificados), ambas ideologías se volvieron más conservadoras a medida que buscaban el apoyo de las clases medias, que los utilizaron para evitar la llegada del comunismo (anticomunistas). 

 

No obstante también difieren en algunos aspectos entre ellos. Por ejemplo, el racismo visceral del nazismo y su deseo de destrucción de todo aquel que no encaje en la perfección de la raza aria, le hace único entre los totalitarismo de derecha. Oto ejemplo de diferencia, el fascismo reconoce parte del sistema liberal al conservar la monarquía como forma de Estado o al llegar a un acuerdo con la Iglesia católica (Pactos de Letrán, 1929). El franquismo tampoco se entiende sin el apoyo mútuo con la iglesia católica. En ambos país mediterráneos, la penetración y movilización de la sociedad nunca se pudo comparar con la alcanzada por el régimen hitleriano o stalinista.

 

B) Entre los segundos, los de izquierda, el comunismo pretende crear una sociedad igualitaria y universal (internacionalismo marxista) pero donde paradójicamente también tiene mucho peso el nacionalismo particular. 

 

Los regímenes totalitarios de izquierda tiene como enemigo siempre al sistema capitalista, a la religión y a las clases burguesas.

 

El comunismo nació en el contexto de la explotación capitalista de la industrialización del siglo XIX y se basó en los escritos de Karl Marx y Friedrich Engels. Esta ideología prometía una sociedad ideal sin propiedad (el comunismo real) en la que el estado existiría sólo inicialmente para velar que se consiguiera esta sociedad igualitaria, pero que terminaría extinguiéndose ya que no tendría necesidad de controlar o legislar cuando no hubiese propiedad privada que proteger. Bajo Lenin y Stalin, la Unión Soviética creó un modelo para todos los demás estados comunistas en el siglo XX férreamente dirigido por el partido comunista. Ninguno de los líderes afirmó haber alcanzado la meta del comunismo, o la "Gran Armonía", como la llamó Mao Zedong. Sin embargo, el camino hacia este "paraíso en la tierra" era difícil y, por lo tanto, creían que justificaban la aplicación de duras medidas.

 

Totalitarismo, dictadura y autoritarismo:

Definiciones y re-definiciones. Ariel Segal

 

 

Es importante distinguir qué es el totalitarismo de los autoritarismos. El politólogo Juan José Linz desde 1975 define los sistemas autoritarios:

 

- El Estado logra la obediencia de los subordinados mediante la imposición y la restricción de la libertad. La represión y el terror estatal no son características distintivas de regímenes totalitarios y autoritarios, aunque los primeros han conducido a un nivel considerable de represión, y los segundos son frecuentemente menos represivos.

 

- El pluralismo político es limitado. Esta es la principal característica que lo diferencia tanto de los regímenes democráticos (y su pluralismo, ilimitado por principio) como de los totalitarios (de partido único). Es decir, se prohíben ciertas ideologías o partidos pero se consiente o tolera la expresión de otros grupos políticos y de interés. Estos pueden entrar a formar parte de la coalición dominante en la sociedad en algún momento, por lo que a veces, si existe un partido dirigente que monopoliza el poder se habla de que existen corrientes o familias del régimen.

Más que un partido único se podría hablar de un partido unificado. Dichos partidos son creados desde arriba por el grupo que ejerce el poder más que un partido que conquista el poder como en los sistemas totalitarios. También en esta categoría hay que incluir aquellos estados en los que puede haber un cierto grado de disidencia política o semipluralidad, donde son legales varios partidos de oposición pero no todos. En última instancia, son los gobernantes quienes deciden qué grupos pueden existir y bajo qué condiciones (ideológicas, raciales, económicas o censitarias, de instrucción, etc...).

 

- No poseen una ideología elaborada. Se justifica la existencia del régimen pero no hay una elaboración intelectual más allá. A menudo son ideas ambiguas que sirven para cohesionar a los distintos grupos del régimen. Por ello, para diferenciarlos de los regímenes totalitarios es más acertado hablar mejor de mentalidades que de ideologías. Las ideologías son sistemas de pensamientos elaborados con preceptos claros y organizados más o menos intelectualmente, a menudo por escrito; mientras que las mentalidades son formas de sentimiento amorfas, más emocionales que racionales, que pueden cambiar por un sentido pragmático o de la oportunidad del momento. Las ideologías son reflexiones sistemáticas y utópicas que tiene como un sustrato de mentalidades, deseos o valores culturales o sociales amplios. Estos regímenes autoritarios buscarán defender o promocionar ciertos valores o mentalidades, que pueden ser distintos en cada sociedad, como: la tradición, el patriotismo, el nacionalismo, la modernización, el orden, la justicia social, el desarrollo económico... En un régimen autoritario, el apoyarse en estos pensamientos o mentalidades sin delimitar o sistematizar permite a los gobernantes conservar la lealtad de la compleja coalición de intereses que lo sostiene y desdibujar las fisuras internas. Además facilita la adaptación o la flexibilización a las condiciones cambiantes de la historia.

 

- El grado movilización política de masas es escasa o sólo episódica. Si bien en su primera etapa de formación los regímenes autoritarios suelen contar con una intensa participación popular, una vez estabilizados aparece una creciente despolitización, un escaso índice de participación y entusiasmo en las elecciones, referéndums y concentraciones que realiza el régimen. En algunos regímenes la despolitización de la masa de los ciudadanos una vez conseguido el poder forma parte de las intenciones de los gobernantes. Por ejemplo, después de una actividad movilizadora frenética de la sociedad para conseguir la descolonización de un país de su metrópoli, el dirigente que lo consigue puede buscar premeditadamente que el país se "normalice" manteniendo una "unidad" en torno a su persona o partido y por ello preconice la desmovilización política, es el camino hacia el totalitarismo. Por otro lado, la falta de ideología articulada o de propósitos de gran envergadura, limita a los regímenes autoritarios para movilizar al pueblo o para crear la identificación psicológica y emocional de las masas con el régimen. También se reduce la atracción entre aquellos grupos de la sociedad más idealistas: intelectuales, personas religiosas, juventud. 

 

- En lo que respecta al liderazgo, este puede residir en un líder o un pequeño grupo  que ejerce el poder de manera arbitraria. En este aspecto, si existe el líder puede ser una persona carismática o no, pero en todo caso se buscará crear en torno a su persona todo un lenguaje de culto a la personalidad. El líder a menudo suele ser un militar que asume la dictadura tras un golpe de estado en nombre del ejército o de una élite que le apoya (Batista en Cuba o Pinochet en Chile). En otros caso puede ser un poder tradicional monárquico indiscutible con grandes poderes que provine de la tradición histórica (Mohamed V en Marruecos o Abdulaziz bin Saúd en Arabia Saudita). También pueden ser líderes surgidos de la descolonización o de la caída de un régimen totalitario comunista. En estos casos, el nacionalismo, la religión o cualquier forma de legitimación emocional (la modernización, el orden, la defensa de las tradiciones,...) empuja al líder a reclamar poderes cada vez más absolutos para defender al nuevo estado y a su persona.

 

 

 

Hay bastantes sistemas políticos contemporáneos que se ajustan a estas características, sin embargo, tienen peculiaridades tan distintas que podemos establecer varios subtipos. Linz plantea una clasificación de regímenes autoritarios (Linz, 2010) que nosotros vamos a utilizar y ampliar:

 

  • Regímenes autoritarios burocráticos militares (“dictaduras militares tradicionales”) o de grupos e intereses sociales, económicos y militares que conciben el Estado como una organismo corporativo de intereses. El poder es ejercido por militares y burócratas civiles que, en algunos casos, son subordinados y, en otros, coparticipes de las fuerzas armadas. El sistema puede no tener un partido que lo respalde o se puede hacer un partido único a la medida a posteriori de alcanzar el poder. La economía es manejada por el Estado (Unión Patriótica). Ejemplos, la dictadura del general Primo de Rivera en España (1923-30); o la de general Augusto Pinochet en Chile (1973-1990). Éste fue el tipo de autoritarismo más común en América Latina en el siglo XX.

 

  • Regímenes autoritarios salidos de la lucha anticolonial y que consiguieron la independencia, especialmente los de África a partir de los años 50 del siglo XX.  Regímenes nacionalistas árabes (p.e., el Egipto de Naser, la Libia de Gadafi,). En este caso, suele ser que la élite del ejército llega al poder mediante un golpe de Estado contra un poder dejado por la antigua potencia colonial (rey, sultán...) o una guerra de liberación contra la metrópoli. A menudo, uno de sus jóvenes oficiales lidera el país. La intención es eliminar drásticamente todo vestigio de la presencia colonial o de la herencia neocolonial para crear un estado moderno e independiente. Para facilitar esta tarea se considera que los partidos tradicionales son un obstáculo por lo que se suprimen las libertades políticas y sólo es legal el partido del gobernante que adquiere una ideología entre socialista y populista. Intenta alejarse del integrismo islámico, pero a su vez declara sus raíces islámicas, nacionalistas y panarabistas. Situaciones parecidas suceden en el África negra, pero sin el componente islámico y sí con el componente tribal. A veces, se alcanza al llegar regímenes sangrientos como el de Idi Amín en Uganda.

 

  • Autoritarismo Populista, Cesarismo o Bonapartismo: el poder se concreta en jefes y dirigentes carismáticos que utilizan a la perfección la demagogia: el engaño, la retórica maniquea de “nosotros”, los buenos, versus “ellos”, los que opinan diferente, los malos. Hacen uso de una retórica mítica a través de la cual todo lo pasado fue malo y “lo bueno” comienza con ellos. Normalmente llegan al poder por medio de unas elecciones y cuando están en los gobiernos utilizan medidas populares para ganar la simpatía de las mayorías y así mantenerse populares pese a no permitir o retrasar los comicios o manipular a su antojo la Constitución. Controlan la economía vía nacionalizaciones, expropiaciones de propiedades privadas (empresas, banca, viviendas...), etc.; logrando, al menos, en corto plazo, beneficiar o dar esa sensación a millones de ciudadanos. En Hispanoamérica tenemos los mejores ejemplos de estados autoriatarios populista. El de Juan Domingo Perón en Argentina durante su primera presidencia (1946-1952). Hay un populismos de derechas en los años 90 (Carlos Menem en Argentina o Alberto Fujimori en Perú), pero desde comienzos del siglo XXI destaca el populismo de izquierda ejemplificado por los regímenes de Hugo Chávez/Nicolás Maduro en Venezuela, el de Evo Morales en Bolivia o el de Rafael Correa en Ecuador.
  • Autoritarismo después de regímenes totalitarios comunistas. El 9 de noviembre de 1989 cayó el Muro de Berlín que durante décadas partió físicamente Europa en dos. Su caída permitió la desmembración de la antigua URSS y el fin de las dictaduras comunistas y las transiciones democráticas de los países de Europa del Este. Algunos países tornaron hacia una democracia real, pero otros mantienen mucho del espíritu autoritario como Rusia o Bielorusia. Otros, como Polonia y Hungría, se meten en una deriva autoritaria, en el que se pone en peligro el Estado de Derecho.  

 

  • Democracia Racial: en la que en un grupo social racialmente definido se gobierna en su seno como un sistema democrático, mientras ejerce un dominio autoritario sobre otro grupo étnico que representa la mayoría de la población. Éste fue el caso de Sudáfrica durante el Apartheid (1948-91) o de Rhodesia antes de 1980.

 

  • Estados islámicos. Un Estado islámico es aquel Estado confesional cuyo fundamento de autoridad está en la ley islámica (sharía). La sharia se aplica en el ámbito civil y penal de forma severa y se prohíbe la práctica de todas las demás religiones. No existe un sistema de partidos políticos como se entiende en Occidente ni existe plena libertad de expresión. Actualmente, se definen constitucionalmente como "Estados Islámicos" Pakistán (desde 1956), Mauritania (1958), Irán (1979) y Afganistán (2001), así como Libia en su Constitución provisional de 2011. Arabia Saudí interpreta acorde a la rigurosa interpretación wahabí, que somete el conjunto de la sociedad a los dictados religiosos. Aunque en algunos de estos estados se vota cada cuatro años, los detractores del régimen creen que el poder omnipotente de la ley islámica impide que sean consideradas democracias. 

 

Ya hemos utilizado un par de películas en el tema anterior como instrumento para entender mejor aspectos del tema de la Guerra Civil. En la siguiente tarea vamos también a trabajar una película para entender la gestación de un estado totalitario. Nos sorprenderá que la situación de partida de la película es actual y que tiene que ver con el ámbito de nuestra vida cotidiana, un instituto. No se trata de ver un documental histórico, sino un experimento social que tiene que ver con la esencia de todos los autoritarismos y cómo se produce la manipulación de las masas. Se basa en la novela de Morton Rhue y está fundamentada en un caso real.

 

Se sitúa en un instituto de enseñanza media de una ciudad alemana.

  • - El profesor Rainer Wenger propone a los estudiantes de su clase el desarrollo de una actividad sobre el totalitarismo como forma de gobierno.
  • - Los estudiantes están hartos de discutir sobre el nazismo, un tema perenne en las escuelas alemanas.
  • - Ante la pregunta del profesor: "¿así que no creéis que otra dictadura sea posible en Alemania?", los estudiantes se muestran escépticos y no creen que la vuelta del nacionalsocialismo sea un peligro real.
  • - Entonces, el profesor decide empezar un experimento con sus alumnos y alumnas con el que pretende demostrar lo fácil que es manipular a las masas.

 

Título: La Ola (Die Welle).
Guion y dirección: Dennis GANSEL.
Reparto: Jürgen Vogel, Max Riemelt, Jennifer Ulrich, Jacob Matschenz, Frederick Lau.
País: Alemania. Año: 2008. Género: Drama. Duración: 107 minutos.

 

 

https://videopress.com/v/7K8jtrtj

 

DOCUMENTALES

 

 

Juventudes Hitlerianas 1. El ejército infantil nazi

 

 

Juventudes Hitlerianas. 2. La última batalla de los niños soldados

 

 

Documental en dos episodios de David Korn-Brzoza, sobre las juventudes de Hitler.

 

Desde el inicio del III Reich en 1933, el régimen tuvo especial preocupación en controlar la educación de la juventud dentro de la más rigurosa ideología nazi.

 


Te encuentras ante una web en la que voy poniendo de forma ordenada los enlaces de los artículos que voy publicando en mis blogs educativos y de las presentaciones y vídeos que utilizo en mis clases. 

 

Para acceder a la información pincha sobre el enlace de cada asignatura que aparece en las pestañas superiores o en los siguientes enlaces:

  1. Arte e Historia.
  2. Geografía de España.
  3. Historia de España.
  4.  Hª Contemporánea (1ºBac. y 4º ESO)
  5.  Cultura Clásica.
  6. IB HISTORIA NM

A continuación, busca lo que te interese en el índice que te aparecerá en la barra lateral derecha. 

 

Para contactar conmigo

Por favor inserta el código:

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.

 

 

Aviso Legal

_________________

 

Algargos, Resumem Jimdo es una web que tiene como único objetivo su uso educativo o didáctico.

Tanto los textos como las imágenes mostradas son de contenido público en cuanto que están obtenidas de internet.

Es posible que existan imágenes o párrafos de texto con copyright y que cito, en la medida de mis conocimientos. Si los utilizo es de acuerdo a estos criterios:

- que son de importancia académica;

- que los exhibo con fines informativos y educativos, nunca comercial;

- y que son fácilmente disponibles en Internet.

En el caso de poseer los derechos de los textos o imágenes aquí compartidos y no estar de acuerdo con su uso didáctico en esta web, por favor, comuníquenmelo.